Croquetas de puchero

Aprovechando la carne sobrante del puchero y mezclándola con una rica bechamel, haremos estas tiernas y jugosas croquetas. Un bocado exquisito ¡y económico!

Receta de croquetas de puchero

Ingredientes para preparar croquetas de puchero

  • Para la masa:
  • 250 gr. de carne sobrante del puchero
  • 1 taza de harina
  • 3 tazas de leche
  • 1 cebolla
  • 4-6 cucharadas de aceite
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Para el rebozado:
  • Pan rallado
  • 1 huevo
  • Aceite suave para freír

¿Cómo preparar croquetas de puchero?

  • Empezaremos a preparar la masa con al menos una hora de antelación, pues antes de formar con ella las croquetas, hay que dejarla templar para que coja cuerpo y sea más manejable.
  • Como el ingrediente principal de estas croquetas (y el más importante), es la carne sobrante del puchero, ya está guisada, no necesitará de más cocción, por lo que únicamente tendremos que trocearla lo más finita que podamos, reservar y empezar con la bechamel.
  • Para la salsa bechamel:
  • Añadimos en una sartén aceite y la cebolla picada lo más pequeña posible y doramos.
  • Una vez dorada la cebolla, añadimos la harina y sofreímos también para que se cocine y así tome bien todos los sabores.
  • Añadimos la leche, la sal y la pimienta molida, la proporción de leche-harina sería 1 taza de harina y 3 tazas de leche para que nos quede una masa consistente.
  • Esperamos que espese sin dejar de remover, a fuego medio-bajo y cuando veamos que la bechamel está espesando, añadiremos la carne de puchero que tenemos reservada.
  • Removemos hasta que la masa se despegue de la sartén y en ese momento, la apartamos del fuego y dejamos templar.
  • Una vez templada la masa de las croquetas, la moldearemos de la forma que más nos guste, intentando que tengan todas las piezas más o menos el mismo tamaño.
  • Rebozamos las croquetas pasándolas por el huevo batido y seguidamente por el pan rallado y una vez todas listas, las freímos en abundante aceite bien caliente, hasta que estén doradas.
  • Con la ayuda de una espumadera, retiramos las croquetas de puchero a una fuente cubierta con papel de cocina, para que eliminen el exceso de aceite ¡y a disfrutar!
  • Foto orientativa: jlastras
Nota del autor:

La carne sobrante del puchero puede ser ternera, pollo, cerdo, un poco de cada o lo que tengamos.

Podemos utilizar, en lugar de sólo leche, caldo de puchero y leche a partes iguales o incluso solo caldo, así podemos darle otro toque diferente de sabor, pero en este caso, habrá que tener en cuenta la cantidad de sal que añadimos ya que el caldo es más sabroso y si añadimos más sal de la cuenta, nos pueden quedar una croquetas un poquito saladas.

Una vez rebozadas podemos congelar nuestras croquetas de puchero, y así utilizarlas como un aperitivo en cualquier ocasión, de forma rápida y fácil.

Según el tamaño de las croquetas éstas pueden ser deliciosos entrantes, una tapa riquísima, un aperitivo o un segundo plato estupendo.